sábado, 26 de julio de 2008

EXCURSIONES POR ANSO

DE LIZARA A GUARRINZA POR EL IBON DE ESTANES

En esta excursión no se sube a ningún pico, pero su recorrido pasa por algunos de los sitios más bonitos de la zona. El inconveniente es que tendremos que utilizar dos coches.
La mejor opción es dejar un coche en la pista que sube de Guarrinza al Achar de Aguas Tuertas. Unos 3km, antes de llegar al Achar, encontraremos una señal de prohibido el paso a vehículos, tendremos que dejar el coche aquí. Nosotros salimos de Ansó temprano dirección el refugio de Lizara, somos tres: Tina, Antonio (mi padre) y yo. Mi padre tiene ganas de volver a pisar los pastos del Cantal, Estanés y acercarse hasta la barranquera de Asper, donde había pasado unos cuantos veranos de pastor. Del refugio de Lizara salimos por el camino que sube a Bisaurin a los 10’ de andar sale un camino a la derecha que va en dirección noreste, hay que cogerlo.


Pasamos por un refugio sin guardar, el camino esta marcado con hitos y muy fresado. Continuamos subiendo dirección la Plana Mistresa, pasamos por otro refugio forestal, el Bisaurin nos queda a la izquierda. Llegamos a la Plana Mistresa giramos a la derecha dirección este hasta el Puerto de Aragués.


Este es el punto mas alto de la salida, desde el coche son unos 600 metros de desnivel. Empezamos a bajar a la Foya de Aragués o Valle de los Sarrios.


Pasada esta, nosotros nos desviamos y nos acercamos hasta el cantal donde mi padre nos explica unas cuantas historias de su época de pastor, nombra a mucha gente pero el rey de sus relatos de hoy y de casi siempre es Ramon de Barrena, se nota que le tenía un cariño especial. Nos enseña donde tenían la caseta, aun quedan vestigios.

Los pastores de Ansó subían con el burro en un día desde Ansó hasta el Cantal, ahora nos parece casi una proeza y antes era el pan de cada día. Desde este punto casi se puede tocar Candanchu y la barranquera de Asper. Una vez hemos recreado la vista subimos hasta el Mallo del Ibón, de aquí bajamos hasta encontrar el camino que habíamos dejado antes, lo seguimos hasta el Ibón de Estanés.

Nos comemos unas sardinas con pan y queso. que nos saben a gloria, al lado de la fuente. Después de una corta siesta cogemos el GR11 que no dejaremos hasta el coche, pasando por las Cabretas y Aguas Tuertas.

Han sido 5’30 horas de caminar, disfrutar, historias y paisajes que no te cansas de ver. Solo queda ir hasta Lizara a buscar el otro coche…. pero ya lo haremos mañana.

3 comentarios:

Rosa dijo...

Ha sido una alegría encontrar esto por casualidad. Muy bonita la excursión y las fotos. Y espero seguir viendo mas. Un saludo.

Alfonso Gaston dijo...

Me agrada que te haya gustado el artículo. A ver cuando te animas a hacer la excursión... un saludo.

Anónimo dijo...

Un placer encontrate en la red , me ha gustado ver a traves del objetivo de tu camara , una excursión que recorre alguno de los rincones mas bonitos de los valles occidentales de la provincia de Huesca.Un saludo.