lunes, 13 de abril de 2015

ESQUI ALPINISMO EN GAVARNIE

09/04- ENCADENE DEL CORREDOR SWAN, NORTE DEL PERDIDO Y NORTE DEL TALLON, 35km Y 4100m DE DESNIVEL DE ESQUI-ALPINISMO.
Gavarnie, un lugar fantástico rodeado de grandes, escarpadas y bonitas montañas. Un lugar donde saciaría su hambre hasta el alpinista, escalador o esquiador más fanático. Un lugar donde casi todos los amantes de la montaña, hemos  tenido o tenemos, una vía, un recorrido, una cascada, una esquiada,  un objetivo que nos gustaría poder hacer algún día. Algunos de ellos se quedaran en el tintero, pero otros, poco a poco, se van haciendo realidad.  Esta actividad de esquí alpinismo era para mí muy ilusionante  y hacia tiempo que la quería hacer. En ella se juntan las dos disciplinas montañeras que más me gustan, el esquí de montaña y el alpinismo. El placer y la libertad que te da el moverte rápido por la montaña hibernal con unos esquís y un material ligero de alpinismo, es muy grande.  Ya hace unos años intente esta actividad con Joan María Vendrell, pero las condiciones en las vías no nos dejaron hacer el recorrido soñado.  Tuvimos que improvisar uno alternativo, que nos dejo satisfechos, pero no del todo. Estaba claro que lo tenía que volver a intentar. Quizás lo más difícil de esta actividad sea encontrar las condiciones idóneas: que casi se salga y se llegue con esquís en los pies a Gavarnie, que las paredes estén en condiciones, que la nieve este rápida, que coincida que tenga fiesta y que la meteo sea buena. Parece fácil que se den estos condicionantes, pero no lo es. Este año parecía que podría ser bueno y al final lo ha sido. En principio tendría que haber ido con Gerard Vila, un fuerte esquiador de montaña. Pero al chaval, el día antes de marchar, le sale  trabajo. En una charla telefónica con el “abuelo” Valls le comento los planes que tengo con Gerard. Y el Abuelo,  al que le va  mas la marcha que a un jovenzuelo de 20 años hasta las orejas de alcohol, se apunta a la fiesta. En resumen, camino de Gavarnie vamos el Abuelo y yo. Por delante nos espera un recorrido muy bonito en el que ascenderemos y por este orden: Swan, norte del Perdido y norte del Tallón. Son tres grandes clásicas del pirineo, tres paredes que sin ser muy difíciles de graduación, están cotadas de AD, no hay que perderles el respeto.

Petit Astazou 3012m, corredor Swan  500m AD. Abierta en 1885 por Hernri passet y Swan
Nos levantamos temprano. Después de un buen café con leche y unas rebanadas de pan con mermelada, nos ponemos en camino. En la mochila, a parte de un poco de comida, dos piolets técnicos, crampones técnicos, agua y ropa de abrigo, llevamos entre los dos: una cuerda de 30m, tres pitones, cuatro empotradores, dos cintas y 4 mosquetones. La subida es agradable por un serpenteante camino. A los 20’ ya nos podemos calzar los esquís en los pies. Hay luna y se agradece para situarnos un poco. Legamos a pie del corredor, sabemos por un amigo del “Churrero” Ferrán, que esta todo con nieve y hielo. La disfrutada es mayúscula, escalando a la luz del frontal en plena oscuridad sobre una nieve endurecida. Empieza a amanecer en la parte alta del corredor. Al llegar arriba la vista y la luz del amanecer nos permitan disfrutar de una vista Fantástica del Marbore, Cilindro y Monte Perdido. Como diría Pep Ubach: buena hora para hacer fotos, pero hoy no hay tiempo que perder. Bajamos esquiando dirección la cara norte de Monte perdido, por una nieve tan dura que nos tiemblan hasta los empastes. Me doy cuenta con tanto tembleque, que una fijación está un poco fastidiada y no me pilla bien la bota.





Monte Perdido 3355m. Cara Norte 700m AD. Abierta en 1888 por Monts, Passet y Bernat
Empezamos a subir por una plancha de hielo, a la derecha del pequeño serac, que da acceso a la campa de nieve. Subimos directos hacia el corredor final. Encontramos una buena traza que agiliza la ascensión. El corredor final está bastante seco y da acceso a una campa que nos lleva a la cima del Monte perdido. El tramo de descenso de la escupidera esta como el cristal y lo bajamos con crampones. Nos ponemos esquís en la parte baja de la escupidera. Bajamos por una nieve muy dura, tanto, que me salta un esquí en un giro. Suerte que paro cien metros más abajo… El último tramo hasta el refugio tiene la nieve muy justa y tenemos que hacer un trozo a pie. En el refugio de Goriz, tenemos la agradable sorpresa de encontrar a “Vendri” Joan María Vendrell. No se quien pone más cara de asombro al vernos, si el o yo. Yo pensaba que estaba por Picos de Europa de viaje romántico. Nos metemos entre pecho y espalda un buen bocadillo de butifarra y encaramos hacia la Brecha de Rolando. Vendri, como era de esperar, se punta a la última escalada. El chaval, como va fresco, pone un ritmo tropical que nuestras piernas lo notan. En un plis estamos en la Brecha y en un plas debajo de la norte del Tallón. Bueno, en un plas tampoco, que la bajada a Serradets la hago con el culo preto, pensando que me saltaría algún esquí.








Tallón 3144m. Cara norte 700m AD. Abierta 1954 por Clos, Escalona y Sauton
Toca el sol en la cara norte del Tallón, la temperatura es fresca y la nieve esta dura. Encontramos una buena traza y la progresión es rápida. En la parte de arriba nos liamos un poco y en vez de ir un poco a la izquierda salimos recto. Nos toca hacer algunos tramos de mixto, más delicados que difíciles. Sin darnos cuenta ya estamos en la cima. Aunque se notan las horas de actividad, la escalada ha sido rápida y amena. La pared está bastante bien de nieve en la parte baja/media y más justa en la parte alta. Nos hacemos unas fotillos en la cima y bajamos hasta la Brecha de Rolando. En este punto nos separamos de Vendri, que vuelve al refugio de Goriz. Nosotros bajamos   por Serradets hasta Gavarnie, disfrutando del momento y aprovechando la nieve hasta la última lengua. Los últimos 40’ los hacemos a pie por un bonito camino que nos lleva hasta el pueblo.






Ha sido una gran jornada en la montaña, de esquí y alpinismo en la que hemos disfrutado de tres grandes clásicas, de las muchas que tenemos en nuestro Pirineo. Estas bellas paredes abiertas hace muchos años  y que son claves en la historia del pirineismo,  a menudo, quedan en el olvido  para muchos alpinistas, más afanados por escalar vías más modernas y difíciles.  Es comprensible, viendo lo rápido que evoluciona todo, pero, si conocemos las raíces, la savia llegara mejor a las hojas.



7 comentarios:

Isidre Escorihuela dijo...

Moltes moltes felicitats per la gran feina feta, per les fotos i per l'escrit sobretot l'últim paràgraf. Ens falta gent com vosaltres
Forta abraçada

Pablo dijo...

Felicidades...algún día caerán pero no creo que encadenadas.

abz.

Jeroni dijo...

Brutal Alfons, activitat preciosa, lógica i plena d´esquí-alpinisme: enveja màxima.

Jeroni

Marc Segarra dijo...

Felicitats per l'activitat, crònica i motivació per dur-la a terme...Que bo lo que temblavan hasta los empastes....Pirineisme 100%...per cert els pals rigids no us molestaven.

Salut
M.Segarra

albertganxets dijo...

Com dos jovenets

Encara esteu plens d'imaginació per trobar projectes fantàstics,
i de força per complir-los !!!

Sarika Bernal dijo...

Pedazo de actividad...!

Alfonso Gaston dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Es un placer ver que hay gente que disfruta, viendo y leyendo los articulos.
Marc, els pals no molestaven. No se anar amb pals telescòpics.